Guia pràctica de supervivència al Nürburgring. Introducció.

Article publicat en el seu dia a MotorFULL, blog d’Hipertextual en el que hi vaig col·laborar durant un parell d’anys i que tancarà la paradeta en breu. En el seu dia ja vaig fer una breu referència al blog, però he decidit publicar la entrada íntegra abans de que es perdi. Tingueu en compte que els articles originals van ser publicats el desembre de 2010, així que és possible que algunes dades i informacions no siguin del tot correctes. En tot cas he intentat actualitzar-les en la mesura del possible. Les fotos corresponen al Rebel Run 2010.

BMW E60 M5 Ring-Taxi 6

Nürburgring, die Grüne Holle, el Infierno Verde. Creo que no os estaré descubriendo nada nuevo si hoy os hablo del mejor circuito del mundo. Para muchos, entre los que me incluyo, el Nürburgring representa lo máximo tanto para el coche como para el piloto, una especie de lugar sacro-santo donde todo el mundo debería peregrinar una vez en su vida — como mínimo. En mi caso, con mi última escapada el pasado mes de agosto, ya van seis viajes y una treintena de vueltas, lo que me ha animado a escribir una especie de Guía de Supervivencia para todo aquel que quiera o sueñe con poder emular a nombres como Caracciola, Fangio o Stuck.

He decidido dividir esta “guía” espiritual en tres partes diferenciadas. En la primera daremos una visión general del circuito y de su particular historia, haciendo hincapié en todo lo que debemos tener presente a la hora de planear un viaje. La segunda parte versará sobre el circuito en sí y todo lo que hace referencia a la conducción en el mismo: desde el coste de las vueltas hasta las consecuencias de tener un accidente, que son muchas. En esta parte también he querido explicar el circuito curva a curva — de un modo breve, eso sí — para todos aquellos que se animen a rodar por el circuito. Finalmente, en la tercera y última parte, intentaré dar una visión general de las alternativas que el circuito y sus alrededores ofrecen a todos aquellos que, o bien no tengan ganas de jugarse el cuello en el Nordschleife, o simplemente estén cansados después de un día non-stop en el circuito.

Nissan GT-R Godzilla 1

UN POCO DE HISTORIA

El Nürburgring fue construido durante los años veinte alrededor del pequeño pueblo de Nürburg y su castillo – de ahí su nombre. Está situado en la región de las montañas Eifel, una zona volcánica cerca de la frontera con Bélgica (Spa-Francorchamps está a unos 150 km, para que os hagáis una idea). Las zonas boscosas y unos desniveles que dan miedo (el desnivel entre el punto más alto, Hohe Acht, y el más bajo, Breitscheid, es de 300 metros) fue lo que llevó a Jackie Stewart a bautizarlo como el Infierno Verde, el nombre con el que se le conoce popularmente por los aficionados.

El circuito fue finalizado en el año 1927, e inicialmente contaba con dos partes diferenciadas – el Nordschleife y el Südschleife. Mientras que el “bucle norte”, con sus 22,8 kilómetros, se ha conservado prácticamente intacto hasta nuestros días, el “bucle sur”, de 7,747 kilómetros se reformó por completo para dejar sitio al trazado de Gran Premio, inaugurado en 1984, y que hoy en día acoge pruebas como el Gran Premio de Alemania de Formula 1 o el DTM alemán. Hasta 1939, las carreras se celebraban uniendo ambos trazados, aunque a partir de esa fecha, los grandes premios pasaron a celebrarse solamente en el Nordschleife; relegando al Südschleife a un circuito para competiciones menores.

bmw-cslnormal

Actualmente, y desde la remodelación del Südschleife en 1984, cuando se inauguró el nuevo circuito de Gran Premio, carreras como las 24 Horas del Nürburgring o las VLN Series se disputan utilizando ambos trazados, dando un total de casi 26 kilómetros y 170 curvas. En comparación, el Circuit de Catalunya, con sus 4,7 km y sus 14 curvas parece un juego de aficionados…

EL NORDSCHLEIFE Y LOS TOURISTFAHREN

El trazado que nos interesa a nosotros, como simples “aficionados” al motor sin más ambición que la de pasar un buen rato, es el Nordschleife o “bucle norte”. Es el circuito “viejo”, el que ha permanecido casi inalterado desde los años veinte y que fue bautizado como el Infierno Verde. Y es, también, el que ofrece la mejor combinación de rectas, curvas y desniveles que uno puede encontrarse en el mundo entero. Con diferencia.

Porsche 993 Carrera RS 10000

Este Nordschleife siempre está en uso – literalmente. Los días entre semana, desde primera hora y hasta media tarde, el circuito se dedica en exclusiva a pruebas, donde los diferentes fabricantes ponen a punto los últimos detalles de los coches que posteriormente veremos en los concesionarios. Vale la pena pasarse si uno tiene la oportunidad y convertirse en paparazzi por un día. Sin ir más lejos, el pasado mes de junio pude “cazar” coches como el nuevo Audi RS3, el Maserati Gran Turismo MC Stradale o el BMW M5 — que de los tres es el único que todavía no ha visto la luz. (Estem parlant de 2010, recordeu)

El trazado también alberga tandas privadas y eventos particulares, así como carreras de las VLN Series, un campeonato que se disputa únicamente en este trazado, o las propias 24 Horas del Nürburgring, que cada mayo congregan a más de 300.000 aficionados. Siempre que no se esté celebrando ninguno de estos eventos (una hora y media todas las tardes, y la mayoría de fines de semana), el circuito se abre al público en lo que se conoce como touristfahren, donde cualquier persona, independientemente del coche que conduzca, puede rodar por el mítico trazado alemán.

Porsche 996 GT2 1

COSAS A TENER EN CUENTA

Una de las cosas que más me llamó la atención del Nürburgring es que, técnicamente, no es un circuito. Me explico: el Nordschleife está homologado como una carretera de sentido único, de peaje, y sin ningún límite de velocidad. A priori puede parecer un detalle insignificante, hasta cierto punto anecdótico, pero conlleva una serie de consideraciones que debemos tener muy en cuenta. Para empezar, y como en cualquier carretera que se precie, los coches han de estar homologados, matriculados, y con los papeles en regla. No se admiten coches de carreras ni inventos del TBO, aunque si que es verdad que a veces se les “cuela” algún que otro aparato: en un par de ocasiones yo mismo he visto un Porsche 997 GT3 Cup matriculado, con su cambio secuencial y todo el atrezzo necesario para competir: barras, extintores, asientos, arneses, desconectadores de batería, etc. Un “local”, según dicen.

Porsche 996 GT3 RSR 3

El hecho de que el Nordschleife esté homologado como una carretera implica tres diferencias importantes respecto a unas tandas convencionales como las que se pueden disputar en el Jarama o en el Circuit de Catalunya:

  • Para empezar, el uso del casco no es obligatorio, aunque sí altamente recomendable. No obstante, sobre este punto ya profundizaré en la segunda parte.
  • En el coche pueden ir las personas que buenamente (y legalmente) quepan. Eso quiere decir que podemos llenar un Opel Meriva con cinco amigotes – como hice la última vez que visité el trazado – y pasar un buen rato. En cualquier otra tanda que se precie, como mínimo en las que se celebran en el Circuit de Catalunya, sólo puede ir un acompañante, previo pago de la tasa correspondiente. Aquí, por contra, no hay limitación alguna.
  • La tercera diferencia, y para mi la más importante, es que, como en cualquier otra carretera que se precie, sólo se puede adelantar por la izquierda. Esto es una de las cosas que más me llamó la atención la primera vez que visité el trazado y me informé sobre el mismo. Aunque parezca mentira, la gente lo respeta de forma estricta, lo que convierte la conducción en el Nordschleife en mucho, muchísimo más segura de lo que podríamos pensar. Sobre este punto, asimismo, también hablaré en la segunda parte.

Ariel Atom 2

Evidentemente, este nivel de “permisividad”, causado por la propia naturaleza del trazado, hace que en el Nordschleife puedan coincidir un Porsche 997 GT3 RS circulando a 300 km/h, con una autocaravana rodando a 100 km/h mientras el conductor disfruta del paisaje. O un autocar, como me ha pasado un par de veces. No obstante, la cosa no es tan dramática como puede parecer, y es que, aunque parezca mentira (siempre hay excepciones, como en todas las familias), la gente respeta mucho las normas, conduciendo con un margen de seguridad normalmente alto. Eso no evita, sin embargo, que a veces haya unas bofetadas de espanto.

¿SIRVE CUALQUIER COCHE?

¿Y puedo conducir con mi coche? Paso de hacer el ridículo, que eso seguro que está lleno de Porsches…

Este comentario me lo han hecho un millón de veces. Y sí, es cierto: el Nürburgring-Nordscheife parece un muestrario de Porsches. Está lleno, hasta la bandera. Claro que también esta lleno de Alfa Romeos, de Renault Clios o de Honda Civics. Y de BMW E30 320i preparados en mayor o menor medida, y de Volkswagen Golfs GTI de la primera generación que van más rápidos que el diablo, etc. Variedad al poder, y en estado puro. Eso es el Nürburgring.

Mercedes-Benz 200E 1

De las treinta-y-tantas vueltas que he dado al Nordschleife, la mayoría han sido al volante de Volkswagens (Golf GTI y Scirocco) de alquiler, aunque también he rodado con un Opel Meriva (dos vueltas), con un Renault 5 GT Turbo (también dos vueltas) o con un SEAT Ibiza Cupra TDI. Cualquier coche sirve. El tema de los coches de alquiler – nada que ver con empresas tipo Europcar o Hertz, las del Ring son empresas especializadas – lo tocaré en la segunda parte.

Por lo que respecta al coche propio o particular, evidentemente hay que tener sentido común. Teniendo en cuenta que un viaje de ida y vuelta al Ring (desde Barcelona) implica algo así como 3.000 km, de los cuales los más importantes son los del viaje de vuelta, es lógico que debemos ir con pies de plomo y no arriesgar en exceso. Volver en una plataforma no es cool, os lo aseguro.

Ring-Mini 1

Claro que hay dos formas de ir al Nürburgring: como “turista”, o como “piloto”. En el fondo todo depende del plan en que vayamos. Si crees que encajas más en el primer grupo, entonces no hay problema: tanto si conduces un todo-terreno como un SEAT Panda del 1982, dar un par de vueltas al Ring no implican mayor riesgo. Si vamos en plan “Schumacher”, evidentemente tendremos que replantearnos ciertas cosas. Mi hermano un fin de semana dio casi 20 vueltas con un SEAT Ibiza diesel, que por aquel momento ya contaba con más de 130.000 kilómetros, y que además, era el coche con el que teníamos que volver. Eso es lo que yo llamo “ser optimista”.

Y es que problemas o roturas o averías mecánicas, haberlas haylas. En estos casos, cuando el conductor “le tiene ganas al circuito”, lo que recomiendo es alquilar un coche y evitar problemas potenciales. Pero de esto ya hablaremos más adelante. De momento, eso si, os dejo con un vídeo para ir abriendo boca: Tommi Mäkinen marcando un 7:55 con el nuevo Subaru WRX STi…

Fuente: Wikipedia | Nürburgring: Sitio Oficial | Ben Lovejoy’s Nürburgring

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s